Comer mucha carne y queso podría ser tan mortal como fumar

meat_chicken¿Podría una dieta rica en carne y queso ser tan mortal como fumar cigarrillos? Una nueva investigación de la Universidad del Sur de California indica que consumir altos niveles de proteínas de origen animal podría ser perjudicial para la salud, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Cell Metabolism.

Comerse una hamburguesa, u otras formas de proteína animal, eleva los niveles de la hormona de crecimiento IGF-1 en el cuerpo humano. En los niños, la IGF-1 ayuda a promover el crecimiento y desarrollo – pero en la edad adulta , los altos niveles de la hormona se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer y otras enfermedades relacionadas con la edad, de acuerdo con el autor del estudio Valter Longo, director del Instituto de Longevidad de la Universidad del Sur de California.

Sabiendo que la hormona IGF-1 se relaciona con una mayor mortalidad, Longo y sus colegas investigadores comenzaron a buscar formas de reducir naturalmente los niveles de la hormona en el cuerpo humano.

“Nos preguntamos, ‘¿Será suficiente reducir las proteínas [que consumimos]?'” dijo Longo.

Con el fin de analizar los efectos del consumo de proteína animal en la mortalidad, los investigadores utilizaron datos recogidos de 6.381 adultos mayores de 50 años a partir de la Encuesta Nacional de Salud (NHANES). Se dividió a la población en tres grupos: los que consumen el 20 por ciento de sus calorías diarias de proteínas, los que consumieron 10 a 19 por ciento de sus calorías diarias de proteínas, y los que consumieron una dieta compuesta de proteínas inferior al 10 por ciento.

“Los efectos que vimos eran casi tan buenos como lo que imaginábamos”, dijo Longo. “Hemos visto una gran diferencia con una baja ingesta de proteínas y la reducción en la mortalidad general, el cáncer y la diabetes. ”

En general, las personas que consumían dietas altas en proteínas eran cuatro veces más propensos a morir de cáncer y 74 por ciento más propensos a morir por cualquier causa durante el período de estudio en comparación con las personas que consumían una dieta baja en proteínas.

Los investigadores también estudiaron los efectos de una dieta baja en proteínas en un grupo de ratones, analizando qué tan bien las dietas altas o bajas en proteínas protegían tanto contra el melanoma como contra la progresión del cáncer de mama en los animales.

“Comenzamos con un cáncer establecido y sin embargo la [dieta] baja en proteínas fue capaz de impedir que el cáncer progrese en el 10 a 30 por ciento de los animales, algo que realmente ni siquiera esperábamos”, dijo Longo. “Esperábamos que la progresión del cáncer se redujera, pero no necesariamente la capacidad, incluso después inyectar 20,000 células cancerosas, de asegurarse de que en el 30 por ciento de estos ratones el cáncer nunca apareciera, sino más bien se fuera.”

También señalaron que una dieta baja en proteínas dio como resultado niveles reducidos de IGF-1 entre los ratones, que los investigadores piensan puede ser responsable de los efectos protectores de esta dieta dieta.

“Si uno tiene bajos niveles de IGF-1 … entonces la célula está protegida contra el daño en el ADN”, dijo Longo.

Pero mientras que una dieta alta en proteínas de origen animal parece tener efectos perjudiciales para la salud, las proteínas de origen vegetal, como las legumbres, no parecen tener tanto riesgo. Aunque que las personas que consumieron dietas con alto contenido de proteínas de origen vegetal todavía tenían un aumento de tres veces en la mortalidad por cáncer, no se observó un incremento en la mortalidad general.

“Las proteínas vegetales tienen un perfil diferente de aminoácidos, y no todos son iguales, pero cada planta tiene un [perfil] diferente”, dijo Longo. “Sabemos que para algunos de ellos, ese perfil reduce el nivel de IGF-1 … y otros genes que promueven el envejecimiento o enfermedades relacionadas con la edad. ”

Generalmente, Longo recomienda que las personas deben consumir de 9 a 10 por ciento de sus calorías diarias de proteínas – o 0,36 gramos por cada libra (alrededor de 1/2 kilo) que pesan. Por ejemplo, una persona de 100 libras (45 kilos) puede consumir con seguridad 36 gramos de proteína por día, mientras que una persona de 200 (90 kilos) libras podría consumir 72 gramos de proteína por día sin elevar su riesgo de cáncer o mortalidad general. Según el USDA [Departamento de Agricultura de Estados Unidos], una taza de pollo contiene aproximadamente 43 gramos de proteína.

Y para aquellos que continúan consumiendo cantidades excesivas de proteína animal, Longo advirtió de que podrían estar poniéndose a tanto riesgo como si ellos estuvieran fumando cigarrillos.

“La mortalidad por cáncer fue mayor para las personas que consumen altas proteínas que en las personas que fuman en la actualidad”, dijo Longo.

Basado en reporte publicado en inglés por Fox News. Traducido por María José Hummel.

¿Quieres cambiar tu dieta y mejorar tu salud? He diseñado una guía especial para ayudarte a comer más saludable paso a paso. Haz clic aquí.  

Anuncios

Cuenta nutrientes, no calorías

nutrient_density_SPEn vez de calorías, ¡cuenta nutrientes! 

¿Has escuchado acerca del concepto de densidad nutritiva? Últimamente los expertos en salud y nutrición están considerando la densidad nutritiva como el factor más importante de los alimentos en relación con la salud. De hecho, la densidad nutritiva podría ser mucho más importante que incluso la cantidad de calorías de un alimento, o de la dieta en total.

La cantidad de calorías de la dieta o de los alimentos individuales no dice nada acerca de su valor nutritivo. Un alimento puede ser alto en calorías y bajo en nutrientes, como por ejemplo una porción de papas fritas, o puede ser alto en calorías y alto en nutrientes, como las almendras. También hay alimentos que son muy bajos en calorías y muy altos en nutrientes, como por ejemplo la espinaca. Estos últimos tienden a ser los mejores para la salud ya que son los más altos en densidad nutritiva.

Definición de densidad nutritiva
La densidad nutritiva de un alimento se puede definir de manera general como la cantidad de nutrientes por caloría. Para visualizarlo mejor, podemos decir que la densidad nutritiva de un alimento se define de la siguiente manera:

Screen Shot 2014-03-03 at 9.45.57 AM

Con esta relación matemática vemos que un alimento alto en calorías y bajo en nutrientes tiene una densidad nutritiva baja, mientras que una alimento alto en nutrientes y bajo en calorías tiene una densidad nutritiva alta.

Lo que se ha hallado consistentemente es que los alimentos con alta densidad nutritiva son beneficiosos para la salud. Tienden a ser alimentos altos en fibra, minerales, vitaminas, antioxindantes y fitoquímicos que protegen al cuerpo en contra de varias enfermedades e incluso lo ayudan a recuperar la salud perdida. Estos alimentos consisten principalmente en alimentos naturales (no procesados) de origen vegetal, como frutas, verduras, legumbres, granos integrales, etc. Una vez procesados, los alimentos como los granos refinados pierden una gran cantidad de nutrientes por lo tanto su densidad nutritiva disminuye considerablemente. Es decir, mientras más procesado sea un alimento, menor va a ser su densidad nutritiva.

Los alimentos de origen animal también tienden a ser mucho más bajos en densidad nutritiva. Aunque estos alimentos contienen algunos minerales y vitaminas, no contienen nada de fibra, antioxidantes o fitoquímicos, y por su alto contenido de grasas (más que nada grasas saturadas) son muchísimo más altos en calorías que los alimentos no procesados de origen vegetal.

¿En qué me puede ayudar consumir una dieta más alta en densidad nutritiva?
Nuestro cuerpo no sólo necesita las vitaminas y minerales para funcionar adecuadamente, sino también necesita fitoquímicos (compuestos que sólo se encuentran en las plantas) y antioxidantes que son esenciales para el funcionamiento apropiado del sistema inmune, y que le permiten al cuerpo desintoxicarse y llevar a cabo los mecanismos de reparación celular que nos protegen en contra de las enfermedades crónicas modernas como las enfermedades al corazón, la diabetes, el cáncer y la arterioesclerosis.

Las plantas comestibles, especialmente las de colores fuertes, contienen una gran variedad de componentes protectores, la mayoría de los cuales ni siquiera se han descubierto o nombrado. Sólo si consumimos una cantidad suficiente de estos alimentos naturales de origen vegetal podemos tener acceso a los componentes protectores mencionados y prevenir las enfermedades más comunes que afectan a la sociedad moderna. Además, un estudio reciente encontró que una dieta alta en densidad nutritiva resultó en mayor satisfacción y menos hambre a pesar de contener menos calorías. La conclusión del estudio fue que no sólo la cantidad de comida, sino la cantidad de nutrientes influye en cuánta hambre experimentamos.1

Pero recuerda que la densidad nutritiva no es el único factor importante para la buena salud. Si sólo comiéramos alimentos de alta densidad nutritiva, es probable que no consumamos suficientes grasas saludables, las cuales son importantes en la dieta pero en cantidades pequeñas. También es posible que una persona que sea muy activa o atlética pierda mucho peso si no incorpora grasas saludables en la dieta (como palta o aguacate, nueces, semillas, almendras, etc.). Por consiguiente, una persona que está tratando de bajar de peso se beneficiaría mucho siguiendo una dieta alta en densidad nutritiva con una cantidad pequeña de grasas saludables cada día.

Aquí tienes una lista de los alimentos más altos en densidad nutritiva de acuerdo a la tabla publicada por el doctor Joel Fuhrman en su página internet, en orden comenzando por los más altos:

  1. Vegetales de hoja verde oscura (como por ejemplo espinaca o acelga)
  2. Vegetales verdes sólidos (como el brócoli)
  3. Vegetales sólidos de otros colores (pimiento, tomate, zanahorias, etc.)
  4. Legumbres o leguminosas (porotos o frijoles, lentejas, garbanzos, habas, etc.)
  5. Frutas frescas
  6. Vegetales altos en almidón (calabaza o zapallo, papas, camotes)
  7. Granos integrales (avena, trigo integral, maíz, arroz integral, etc.)
  8. Nueces y semillas crudas (densidad nutritiva mediana por sus altas calorías)

Estos son los alimentos de densidad nutricional más baja (comenzando con los que no tienen nada de nutrientes):

  1. Dulces y azucar refinada
  2. Aceites refinados
  3. Quesos
  4. Lácteos de leche entera
  5. Carnes rojas
  6. Huevos
  7. Lácteos de leche descremada (densidad nutritiva mediana)
  8. Pescado (densidad nutritiva mediana)

Asegúrate que por lo menos 90% de tu dieta se componga de alimentos saludables de alta densidad nutritiva. Esto te permitirá alcanzar un peso normal y prevenir las enfermedades que tanto afligen a la sociedad de hoy en día.

Escrito por María José Hummel, MPH, MS, nutricionista y educadora de salud.
Basado en el artículo por el Dr. Joel Fuhrman titulado Nutrient Density.

Referencias:
1. http://www.nutritionj.com/content/9/1/51
2. https://www.drfuhrman.com/library/article17.aspx

Comer arroz blanco puede aumentar el riesgo de diabetes

whiterice_mainthumbEl arroz blanco es un alimento básico para más de la mitad de la población mundial – no sólo para las personas que viven en China, India y Japón, pero para muchos en América también.

Un nuevo estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard muestra que las personas que comen mucho arroz blanco puede aumentar significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los investigadores de Harvard analizaron cuatro estudios anteriores sobre el consumo de arroz blanco, que involucraron a más de 352.000 personas de China, Japón, EE.UU. y Australia, que no tenían diabetes. Los investigadores encontraron después de períodos de seguimiento que iban de cuatro a 22 años, que casi 13.400 personas desarrollaron diabetes tipo 2. Las personas que consumieron la mayor cantidad de arroz tenían más de 1,5 veces la probabilidad de tener diabetes que las personas que comían la menor cantidad de arroz. Lo que es más, por cada porción de 5,5 de arroz blanco – un tazón grande – que una persona comía cada día, el riesgo aumentó 10 por ciento.

“Esto se aplica tanto a las culturas asiáticas como las occidentales, aunque debido a los hallazgos que sugieren que cuanto más se come arroz mayor es el riesgo, se cree que los países asiáticos tienen un riesgo más alto”, escribieron los investigadores en el estudio publicado en el número publicado el 15 de marzo de la revista British Medical Journal.

En China, la gente come un promedio de cuatro porciones de arroz blanco por día, mientras que los de los países occidentales comen menos de cinco porciones por semana, dijeron los investigadores.

El autor del estudio Dr. Qi Sun, un investigador de la diabetes en la Escuela de Harvard de Salud Pública, dijo a WebMD que el consumo de arroz blanco podría causar un aumento repentino de azúcar en la sangre. Como el arroz blanco se convierte rápidamente en azúcar, que podría significar que una persona le de hambre antes que si comiera un alimento bajo en azúcar como los granos cocidos, informó The Telegraph. Este efecto podría llevar a la gente comer en exceso, otro factor de riesgo para la diabetes tipo 2.

Arroz blanco tampoco contiene tantos nutrientes como el arroz integral, el cual está lleno de fibra, magnesio y vitaminas. Los investigadores dijeron que no obtener lo suficiente de estos nutrientes podría contribuir al riesgo de tipo 2 diabetes.

Las personas que comen mucho arroz no son los únicos en riesgo. Sun dijo que los carbohidratos con almidón como el pan blanco, pasta (fideos) blanca y las papas blancas probablemente tienen el mismo efecto que si se comen en cantidad suficiente.

Basado en el artículo publicado por CBSNews. Traducido por María José Hummel.

Comentarios de la nutricionista María José:

En general todos los productos procesados y refinados, como el arroz blanco, el pan blanco, la harina blanca, pastas blancas, y el azúcar, son deficientes en nutrientes importantes, como vitaminas, minerales, antioxidantes, y también son muy deficientes en fibra, por lo que pueden llevar al desarrollo de la diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas modernas.

A pesar de que muchos expertos recomiendan “moderación” y por lo tanto expresan que comer estos alimentos “de vez en cuando”, como por ejemplo “un par de veces por semana”, está bien, mi opinión es que cada vez que los consumimos estamos llendo en contra de la naturaleza y poniendo en nuestros cuerpos alimentos que el cuerpo no está diseñado para procesar adecuadamente. El mito de la “moderación” es un mito falso ya que lleva a justificar el consumo de alimentos y otras sustancias dañinas para la salud, con los consecuentes resultados negativos a largo plazo.

La mejor estrategia para evitar y revertir la diabetes y otras enfermedades crónicas es comer con moderación los alimentos saludables, y evitar toda sustancia dañina, incluyendo los alimentos procesados y refinados, que en general son altos en grasa, azúcar y sal.

Las restricciones convencionales para diabéticos están equivocadas

shutterstock_78663505De acuerdo con investigadores de Dinamarca, el consejo convencional de que los diabéticos tipo 2 deben restringir el consumo de frutas es absolutamente absurdo. El artículo, publicado en la revista Nutrition Journal, evaluó los efectos que la restricción de la fruta tenía sobre el control glucémico en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (TDM2) al tomar a 63 hombres y mujeres recientemente diagnosticados con TDM2 y dividirlos al azar en dos grupos que se denominaron como “alta fruta” y “baja fruta.”

La intervención de alta fruta consistió en terapia médica nutricional más consejos para consumir al menos dos piezas de fruta al día, mientras que el tratamiento bajo en fruta incluyó terapia  médica nutricional más consejos para consumir no más de dos piezas de fruta al día. Los investigadores determinaron lo siguiente tras la evaluación de 12 semanas de registros de 3 días de consumo fruta:

• El grupo de alto fruta acató las recomendaciones y aumentó la ingesta de frutas a un promedio de 125 gramos por día.

• El grupo bajo en fruta también acató las recomendaciones y su ingesta de frutas se limitó a un promedio de 51 gramos por día.

• El HbA1C (el promedio de glucosa en la sangre por tres meses) se redujo en ambos grupos, sin diferencias entre los grupos.

• El peso corporal y la circunferencia de la cintura se redujo en ambos grupos, sin diferencias entre los grupos.

A partir de estos datos, los investigadores concluyeron que: “el consejo para restringir la ingesta de frutas, como parte de la terapia médica nutricional estándar en adultos con sobrepeso con un nuevo diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 no mejora el control de la glucemia, el peso corporal ni la circunferencia de la cintura. Considerando los muchos posibles efectos beneficiosos de la fruta, se recomienda que la ingesta de fruta no debe limitarse en pacientes con diabetes mellitus tipo 2”.

El tratamiento estándar actual en la especulación – no en hechos

Haciendo caso omiso de los probados beneficios sustanciales de la fruta, los proveedores de cuidado de la salud históricamente se han preocupado con su contenido de azúcar y han, posteriormente, recomiendado que las personas con diabetes tipo 2 restrinjan su consumo a un máximo de dos piezas al día.

Sin embargo, según los investigadores daneses, “Pocos estudios han abordado si la ingesta elevada de frutas se asocia con el control glucémico y éstos no han demostrado una asociación o una asociación inversa entre el consumo de frutas y ya sea el nivel de HbA1C o glucosa en la sangre. Sin embargo, estos son todos estudios observacionales y no se llevan a cabo en sujetos con diabetes tipo 2 “.

Los principales proveedores de salud de EE.UU. no va a cambiar

Paradójicamente, los principales proveedores de servicios de salud como la Clínica Mayo se niegan a prestar atención a las propiedades anti-inflamatorias y anti-cáncer confirmadas de la fruta. Según su sitio web, aconsejan a los diabéticos a seguir las directrices de la Asociación Americana de Diabetes (ADA), que datan de 2011, las cuales limitan el consumo de fruta a 15 gramos de carbohidratos por porción.

Para ayudar a poner estos consejos en perspectiva, las siguientes porciones de frutas contienen alrededor de 15 gramos de carbohidratos:

• 1/2 plátano mediano
• 1/2 taza de mango en cubos
• 3/4 taza de piña en cubos
• 1 1/4 taza de fresas enteras
• 1 1/4 taza de sandía en cubos

Cuando se tiene en cuenta la recomendación de la ADA que los diabéticos deben limitar su consumo de carbohidratos a 45 a 60 gramos por comida, se puede ver rápidamente cómo esto puede ser un problema. En esencia, la comunidad médica está diciendo a los diabéticos que están corriendo el riesgo de tener un episodio de hiperglucemia si comen más de la cantidad de carbohidratos de un plátano y puñado de fresas en una sola sesión.

Combatir la obesidad y la inactividad con una mente abierta

Es importante recordar que la diabetes tipo 2 no sólo es fácilmente reversible, que se puede prevenir fácilmente. Como se ha demostrado que los dos principales factores de riesgo son la obesidad y la inactividad, le tocaría a todos adoptar un enfoque de sentido común para hacer frente a estos dos asesinos.

Como se ha dicho, la restricción de la fruta es absolutamente absurdo. Sin embargo, la reducción del consumo de todos los alimentos procesados, edulcorantes artificiales, y comer una dieta anti-inflamatoria es un buen lugar para empezar. Haga el propósito de permanecer activo.

Con más de 350 millones de personas afectadas por la diabetes tipo 2 hoy, nuestras vidas dependen de ello. Consulte con un profesional de la salud natural confiable, sobre la forma de ajustar su alimentación diaria y el plan de actividades para satisfacer mejor sus necesidades.

Fuentes:

http://www.nutritionj.com/content/12/1/29
http://umm.edu/health/medical/reports/articles/diabetes-diet
http://www.mayoclinic.com/health/diabetes/AN01691
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/en/
http://www.diabetes.org/food-and-fitness/food/planning-meals/carb-counting/

Publicado en inglés por NaturalHealth365 (http://www.naturalhealth365.com/diabetes_news/bad_advice.html).
Traducido por María José Hummel.

El estreñimiento y 3 posibles consecuencias a largo plazo

estreñiLa mayoría de la gente considera un problema en esta parte del cuerpo como algo vergonzoso, algo que se debe ocultar; rara vez hablan abiertamente sobre el dolor y el malestar causado por la angustia que sufren cuando van al baño. A pesar de este secreto, más tipos de sufrimientos dolorosos se localizan en este segmento de ocho pies (240 cm) de tubería que cualquier otra parte del cuerpo. Algunos de los problemas son simplemente molestias, mientras que otros son potencialmente mortales, pero la única cosa que se puede decir con certeza es que ninguno de ellos tiene que ser tolerado como “parte normal de la vida”.

El estreñimiento significa diferentes cosas para diferentes personas. He conocido a personas que me dicen que evacúan sólo una vez en cada seis a doce días, y sólo con la ayuda de un laxante fuerte, y aceptan este patrón como algo normal porque no conocen nada más. ¿Aceptaría usted esto como la función intestinal “normal”, si hubiera tenido sólo esta frecuencia desde su infancia?

La actividad intestinal asociada con la buena salud varía considerablemente entre “gente normal”. Para algunos evacuar una vez cada dos días puede ser normal, y otros pueden tener tres o más evacuaciones al día y estar en perfecto estado de salud. El criterio que utilizo para decidir lo que es normal es que la materia fecal debe ser moderadamente suave y fácil de pasar, sin dolor o tensión. La acumulación de heces entre evacuaciones no debe llegar al punto en el que se produce hinchazón severa del intestino o malestar.

El estreñimiento ocurre cuando las heces son duras, pequeñas (o “bolitas”, por así decirlo) y requiere esfuerzo físico para evacuarlas. Con estas demandas, los músculos abdominales se deben contraer, y uno debe respirar profundo a medida que el diafragma es forzado hacia abajo. Esto crea fuertes presiones abdominales internas para ayudar a forzar los contenidos del colon a salir. Esta fuerza adicional es necesaria debido a que la presión de la contracción de las paredes del colon no es suficiente para evacuar la masa fecal compactada.

Una señal inequívoca de este esfuerzo físico es que los músculos del cuello y la cara se ponen tensos a medida que se esfuerzan para evacuar. La cara se pone roja también. Pero la mayoría de las personas no se dan cuenta de que cambios permanentes y destructivos resultan de estos esfuerzos musculares, aunque sean de corta duración.

Las venas de las piernas se dañan por el esfuerzo creado por la actividad muscular necesaria para una evacuación difícil. Hay válvulas que están situadas a intervalos frecuentes a lo largo del curso de las venas de las piernas, que ayudan a la sangre a subir al corazón, como una escalera, contra la fuerza de la gravedad. Estas válvulas se estiran y se dañan por la alta presión que se requiere para mover heces pequeñas, duras y secas. Las válvulas pronto se vuelven incapaces de contener la sangre. Sin válvulas en buen estado de funcionamiento, una columna de 120 cm de sangre pone presión sobre las venas inferiores durante todo el día. Un resultado de esta presión son las venas varicosas, los retorcidos “gusanos” azules que le restan mucho a la apariencia de las piernas de una persona, a menudo causando dolor y, a veces úlceras.

Similares a las venas varicosas en sus causas, pero no en ubicación, son las hemorroides. Todo tipo de mitos se relacionan con estas molestias dolorosas. Muchos probablemente ha oído decir que vienen por sentarse en un inodoro frío, o por tener bebés.

Las venas que se hacen hemorroides se encuentran en la última parte del tracto intestinal, llamado el recto y el ano. Las venas en este extremo del intestino realizan la función importante de proveer un sello hermético, por medio de cojines llenos de sangre, para prevenir que las heces y el gas se escapen del intestino.

Las venas que se hacen hemorroides en el recto sufren un destino similar a las venas de las piernas. Después de años de hacer esfuerzos al defecar, cada vez que las venas se llenan más allá de su capacidad normal, y se extienden como si fueran globos sobre-inflados, se dilatan de forma permanente y cuelgan fuera del recto. Se convierten en protuberancias persistentes y dolorosas, e incluso pueden causar síntomas más molestos como sangrado y picazón. Este mismo esfuerzo hace que los músculos del ano sean empujados hacia el exterior. Con el tiempo llegan a estar desplazados de su posición interna normal, y contribuyen así dolorosamente a los problemas de hemorroides.

El embarazo puede aumentar las complicaciones hemorroidales, ya que el útero puede estar sobre las venas de la pelvis y empeorar las hemorroides. Sin embargo, esta situación temporal no causa la ruina anal permanente que resulta de estreñimiento crónico. El mejor ejemplo de la gran influencia de una dieta a base de alimentos vegetales en la prevención de problemas anales, incluso durante el embarazo, es presentado por las mujeres africanas, que a menudo tienen un máximo de 10 niños y sin embargo, siguen estando libres de las problemáticas hemorroides durante toda la vida. Estas mujeres no tienen que esforzarse al defecar, debido a su dieta de granos, legumbres y verduras (ellas no tienen problemas de venas varicosas tampoco).

Sin embargo, otro problema potencialmente grave puede ser causado por el estreñimiento. La abertura natural en el diafragma, a través del cual pasa el esófago, se extiende cuando el estómago se empuja hacia arriba contra él, cuando la persona se esfuerza para evacuar. Finalmente, se produce un desgarro en la membrana muscular, y el estómago se encuentra permanentemente por encima del diafragma, en parte del pecho, en la condición que se denomina una hernia hiatal.

El estreñimiento no es una consecuencia de un trastorno emocional, al menos no inicialmente. Sin embargo, toda una vida de problemas intestinales podría hacer a cualquier persona cuestionar su cordura, y perder su estabilidad. Si tú consumes principalmente alimentos sin fibra, como los productos de origen animal (por ejemplo, pescado, carne de cerdo, carne de res, pollo, langosta, queso, leche, etc.), grasas (por ejemplo, la mantequilla y el aceite de maíz), alcohol, y granos altamente refinados (por ejemplo, pan blanco y arroz blanco), entonces no habrá nada que permita que las heces tengan un volumen adecuado. La evacuación parecerá excrementos de conejo.

research_imageLa fibra es el requisito principal para una función intestinal saludable. Los alimentos vegetales contienen fibra, una variedad de carbohidratos complejos no digeribles. Después de que todos los componentes solubles derivados de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono, junto con las vitaminas y minerales se absorben en el intestino delgado son absorbidos, lo que queda son las fibras no digeribles (junto con un gran número de microorganismos buenos) los que forman la mayor parte de la heces. Estas fibras tienen la capacidad de retener agua, lo que aumenta aún más el volumen de las heces. Además, mientras más alimentos y bebidas se consumen, mayor será el contenido intestinal, por lo que la frecuencia y la cantidad de la materia fecal aumentará.

Una dieta a base de alimentos vegetales incluyendo verduras y frutas es una cura segura para el estreñimiento. Ciertos alimentos, como las frutas, contienen cantidades abundantes de agua y fibra, y por lo tanto contribuyen a heces más voluminosas y suaves. Las ciruelas son famosas por sus efectos beneficiosos para el estreñimiento, debido a los buenos cambios que promueven en el intestino delgado. Los cereales contienen muchos tipos de fibras, dos de las cuales – la celulosa y la hemicelulosa – absorben mucha agua. Los africanos que viven en una dieta a base de granos tienen, en promedio, tres grandes evacuaciones al día. Así podría usted también, con una dieta vegetariana saludable.

Evitar las proteínas de la leche y los productos lácteos es muy importante. He visto algunas personas que han hecho un cambio casi completo hacia una dieta saludable. Pero no pudieron abandonar el poco de leche desnatada que consumían en la mañana con su cereal – y sus intestinos no les funcionaban muy bien. Un poco de proteína láctea puede, literalmente, “tapar” a la mayoría de las personas que son sensibles a ella.

Mis recomendaciones: Una dieta a base de alimentos vegetales, comidas frecuentes, un poco más de agua (10 vasos al día en lugar de los usuales 4 o 5) y frutas. Las ciruelas pasas deben consumirse como el siguiente paso, y después de esto, para recibir ayuda adicional, añadir las semillas de linaza y salvado. Agregue dos a cuatro cucharadas de semillas de linaza a cada taza de grano, tales como el arroz, antes de la cocción.

Adaptado del artículo del Dr. John McDougall, traducido por Maria Jose Hummel

¿Quieres cambiar tu dieta y mejorar tu salud? He diseñado una guía especial para ayudarte a comer más saludable paso a paso. Haz clic aquí.  

Receta de para el estreñimiento:

1 taza de ciruelas
2 cucharadas de linaza
3 tazas de jugo de ciruelas

Licúa todo y toma una a dos tazas al dia de acuerdo a tu necesidad.
(Receta de Meet Ministries)

10 posibles causas de la gastritis

gastritisLa gastritis es una inflamación de las paredes del estómago que puede producir mucho malestar y dolor abdominal. Existen muchísimas posibles causas de la gastritis, por lo tanto siempre es necesario consultar con un médico para tratar de determinar las causas. Sin embargo, lamentablemente muchas veces el tratamiento recomendado en estos casos se limita a recetar un medicamento, en la mayoría de los casos un antiácido, sin solucionar la causa subyacente de los síntomas de la gastritis.

Por muchos años yo padecí de gastritis sin entender las causas. Mi doctor me dijo simplemente que evitara el café, incluso el descafeinado (lo cual yo no consumía) y el tomate. ¡Eso fue todo! Los síntomas me continuaron por años, y muchas veces eran tan fuertes que no podía ni siquiera ir a trabajar.

Hasta que por causas no relacionadas a la gastritis dejé de consumir lácteos, y eso fue ”santo remedio”.  Nadie me dijo que tal vez podría tener una intolerancia a la lactosa, o que los lácteos me podrían estar causando irritación al estómago. De cualquier manera, al dejarlos mi gastritis mejoró casi totalmente.

Pero el consumo de lácteos no es la única causa de la gastritis. Por eso es importante visitar a un doctor que esté dispuesto a investigar todas las posibles causas. En muchos casos, podría ser incluso una combinación de causas. Una persona que padezca de gastritis se beneficiaría en seguir un estilo de vida lo más saludable posible ya que sin tratamiento la gastritis puede llevar a la formación de úlceras, y en casos muy avanzados, al cáncer al estómago.

Las siguientes son diez causas comunes de gastritis:

1. Productos lácteos. La indigestión e irritación del estómago por consumir productos lácteos es más común de lo que muchos piensan. Cuando yo solía consumir leche y queso, no sentía síntomas inmediatamente después de consumirlos. Sin embargo me causaban una irritación crónica que se manifestaba en fuertes vómitos y dolor estomacal cada cierto tiempo. Lo increíble es que muchos recomiendan tomar leche para aliviar los síntomas de gastritis o úlceras. A corto plazo la leche puede hacer a una persona sentirse mejor, pero a largo plazo podría estar empeorando su condición. Hoy sabemos que no hay ningún nutriente que se encuentre en la leche que no se pueda obtener fácilmente de otros alimentos, incluyendo el calcio, por lo tanto se puede consumir una dieta muy saludable sin consumir leche ni productos derivados de ella.

2. Alimentación alta en grasa y baja en fibra. A muchas personas definitivamente les afecta consumir alimentos “pesados”. Pero aún si no producen síntomas inmediatos, una dieta alta en alimentos grasosos, como frituras, carnes rojas, comida chatarra, etc., podría producir irritación crónica en el estómago. Al mismo tiempo, la mayoría de estos  alimentos son bajos en fibra, lo cual también afecta la digestión.

3. Productos con cafeína. La cafeína es irritante para muchas personas. Aún si se consume café “descafeinado”, el cerebro podría notar la diferencia, pero para el estómago es lo mismo. La mínima cantidad de cafeína que se encuentra en el café descafeinado es irritante para muchas personas. También los refrescos como Coca Cola, Pepsi y otros contienen cafeína, como también el té, incluyendo el té verde, y el chocolate.

4. Bacteria Helicobacter pylori, o H. pylori. Esta bacteria es endémica en Latinoamérica. Se estima que en algunas regiones de América Latina la tasa de infección podría llegar al 80% o 90% de los habitantes1. El tratamiento convencional es utilizar antibióticos para eliminar la bacteria, pero los investigadores han encontrado que el brócoli contiene una sustancia (sulforafano) que también la podría eliminar, y su consumo podría ayudar a combatir la infección de H. pylori e incluso prevenir cáncer al estómago.2

Aspirina5. Uso de medicamentos. Algunos medicamentos como la aspirina y ciertos tipos de antiinflamatorios causan irritación severa en el estómago de personas que son sensibles a esos medicamentos. Si tomas estos tipos de medicamentos, consulta a tu médico y busca otras alternativas.

6. El alcohol y el tabaco. El uso de alcohol y tabaco es una causa muy importante de irritación para las personas que padecen gastritis. Como ambos son bastante nocivos para la salud, lo mejor es eliminarlos por completo.

7. Sensibilidad a ciertos alimentos. Algunas personas pueden ser sensibles a ciertos alimentos como por ejemplo la cebolla cruda, los pepinos, los rábanos y los pimientos morrón. Muchos de estos alimentos no causan irritación cuando están cocidos. Algunas frutas como los cítricos también pueden causar malestar en ciertas personas. Lo más fácil en estos casos es simplemente evitar esos alimentos, o comerlos en cantidades muy pequeñas.

8. Alimentos picantes o con muchas especias. Esto incluye el “chile” o “ají” picante, pimienta, y salsas picantes. Estos productos causan una sensación de “ardor” en las paredes del estómago y el esófago. Aunque muchas personas están acostumbradas a ese “ardor” y sienten que no les daña, eso no significa que no les esté causando irritación interna en las paredes del estómago y el esófago.

9. Anemia perniciosa. Esta NO es la anemia por falta de hierro, sino un tipo de anemia que se produce cuando una persona no absorbe bien la vitamina B12 en el estómago. En estos casos la persona necesitaría recibir la vitamina B12 en inyección o pastillas sublinguales para mejorar sus síntomas.

10. Reflujo gástrico. En muchos casos los síntomas de gastritis se pueden deber a una condición llamada reflujo gástrico o gastroesofágico, en el cual, después de comer, el contenido del estómago regresa al esófago y lo irrita. Las causas también incluyen comer comidas grasosas o muy picantes, tomar alcohol, fumar, consumir ciertos medicamentos, pero también incluyen otros factores como el sobrepeso, comer muy tarde, acostarse inmediatamente después de comer,  o comer comidas muy grandes.

Si sufres de gastritis te recomiendo que revises bien estas posibles causas con tu médico, y tal vez otras causas adicionales que podrían existir en tu caso, y trates de encontrar un tratamiento no sólo a base de antiácidos, sino que incluya cambios en tu estilo de vida que te puedan beneficiar.

Escrito por María José Hummel, nutricionista y educadora de salud.

¿Quieres cambiar tu dieta y mejorar tu salud? He diseñado una guía especial para ayudarte a comer más saludable paso a paso. Haz clic aquí.  

Referencias:

1. http://www.docguide.com/epidemiology-helicobacter-pylori-infection-six-latin-american-countries-swog-trial-s0701?tsid=5
2. http://www.terra.com/salud/articulo/html/sal1777.htm

¿Es cierto que la soya produce cáncer?

SoyAndBreastCancerRiskAlgunos estudios han sugerido que el consumo de soya [que incluye productos como leche de soya, tofú, carne de soya, etc.] previene el cáncer, algunos estudios no encuentran ninguna asociación y algunos sitios de internet como Mercola.com sugieren que el consumo de soya en realidad causa cáncer (Jospeh Mercola, quien presume tener “la página internet #1 en salud” acaba de recibir una carta de advertencia de la FDA [Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos] ordenándole que deje de hacer afirmaciones ilegales acerca de los productos que vende. Vea http://www.casewatch.org/fdawarning/prod/2005/mercola.shtml, en inglés) Entonces, ¿qué muestra el balance de la evidencia? En estas circunstancias es cuando un meta-análisis es importante.

En vez de escoger ciertos estudios para que se acomoden a los intereses de uno, un meta-análisis revisa esencialmente todos los estudios que se hayan realizado acerca de cierto tópico y entonces reunen todos los datos. Un meta-análisis de los efectos de la soya en los niveles de colesterol que se hizo en los años 90, por ejemplo, mostró que la evidencia del rol cardioprotector de la soya era tan firme que la FDA autorizó afirmaciones de salud acerca de los productos de soya diciendo que pueden reducir el riesgo de enfermedades al corazón. Ahora, finalmente, publicado en un número reciente del la revista del American College of Nutrition, tenemos un meta-análisis sobre el rol de la soya en la prevención del cáncer.

Los investigadores revisaron tres tipos de cáncer: cáncer al pecho, cáncer a la próstata y cáncer gastrointestinal (como el cáncer al colon). Combinando todos los mejores estudios publicados, ellos encontraron reducciones altamente significativas en el riesgo de cáncer entre consumidores de productos de soya. Las mujeres de todas las edades que consumen soya disfrutan de 22% menos cáncer al pecho (36% menos para mujeres postmenopáusicas), hombres consumidores de soya tienen un 34% menos probabilidades de desarrollar cáncer a la próstata, y hombres y mujeres que consumen soya reducen su riesgo de desarrollar cáncer gastrointestinal en un 30%. [1]

La evidencia es tan firme que ahora la FDA está revisando otra afirmación de salud: pronto podríamos ver etiquetas en alimentos que dicen que los productos de soya protegen en contra del cáncer también.

Por Michael Greger, M.D. Usado con permiso del autor. Traducido por María José Hummel. Todos los derechos reservados.

Michael Greger, MD, es graduado de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Cornell y la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts. 

Referencias:
[1] Badger TM, et al. “Soy Protein Isolate and Protection Against Cancer.” Journal of the American College of Nutrition 24(2005):146S-149S.