3 alimentos relacionados con la depresión

Fast_foodNo es ningún secreto que tendemos a comer un poco más en la época de las fiestas. Y con todo el ajetreo y el bullicio de la temporada, muchos de nosotros tenemos problemas para encontrar tiempo para cuidar nuestra salud.

Esa puede ser la razón por la cual es casi imposible conseguir una caminadora en el gimnasio en el mes de enero – nuestras resoluciones son un reflejo de nuestro sentido de  culpabilidad. Sabemos la razón por la cual tendemos a comer mal. Pero, ¿podría ser que lo que escogemos comer nos esté llevando a algo más que el aumento de peso?

Si nuestras malas decisiones se convierten en un hábito, definitivamente que sí. Según estudios recientes, es posible que el consumo de ciertos alimentos esté asociado con la depresión.

Estos son tres alimentos que es mejor evitar en exceso durante temporada de fiestas, como también durante el resto del año.

Granos refinados: Las pastas [o fideos] son un alimento rápido, ideal para esas noches agitadas cuando tenemos que pasar la mayor parte del tiempo haciendo compras, cocinando o envolviendo regalos. Pero, tal vez no sea una buena opción para comer todas las noches [a menos que sea integral].

La pasta [refinada], el arroz blanco y el pan blanco son todos alimentos que han sido identificados como inflamatorios y se han vinculado con la depresión en mujeres de 50 a 77 años de edad, de acuerdo con un estudio publicado en octubre de 2013 en la revista Brain, Behavior and Immunity.

En el estudio, los investigadores analizaron los hábitos alimenticios de más de 40.000 mujeres que no tenían depresión al inicio del estudio. Encontraron que las que consumían alimentos inflamatorios regularmente eran más propensas a sufrir de depresión al final del estudio.

Refrescos o sodas: Cuando esté yendo de tienda a tienda durante las fiestas, ¿cómo va a reponer los líquidos que haya perdido? Es muy fácil tomarse un refresco o soda mientras vaya de un lado para otro, pero el mismo estudio la revista Brain, Behavior and Immunity indicó que las bebidas gaseosas también pueden contribuir a la depresión cuando son parte regular de la dieta. Por lo tanto, si la soda es su bebida de preferencia cuando tiene sed, tal vez sea hora de reconsiderar esa estrategia.

Comida rápida: Las personas que comen comida rápida son 51 por ciento más propensos a desarrollar depresión que los que no lo hacen, según un estudio publicado el año 2012 en la revista Public Health Nutrition. Esto incluye productos horneados [como panes, galletas y pasteles], hamburguesas, perros calientes [“hot dogs”] y pizzas comerciales, dijeron los investigadores.

Recuerde que es poco probable que comer una pequeña porción de cualquier alimento pueda elevar el riesgo de depresión, por lo que no se preocupe si usted se acaba de comer un plato gigante de pasta después de años sin comerla, o si ocasionalmente se ha comido alguna hamburguesa. Pero si por otro lado esta lista describe los tres los grupos básicos de su alimentación, usted podría beneficiarse de un ajuste drástico en su dieta.

Publicado en inglés por Yahoo News el 9 de diciembre, 2013. Traducido por María José Hummel.

Nota de María José Hummel, nutricionista: Para más información acerca alimentos que ayudan con la depresión, lee este artículo publicado anteriormente en mi blog.

El colesterol alto puede “alimentar” el crecimiento y la propagación del cáncer de mama

breast_scan_640De acuerdo con un estudio publicado en la revista Science, los investigadores del centro médico de la universidad de Duke encontraron que un derivado común del colesterol puede fomentar el crecimiento y la propagación de las células cancerosas. También argumentaron que tomar medicamentos para reducir el colesterol como las estatinas podría prevenir la propagación de enfermedades mortales como el cáncer de mama.

Estudios previos han encontrado que tener sobrepeso u obesidad puede aumentar la producción de hormonas del cuerpo, como el estrógeno, que se sabe que favorecen la propagación de algunos tipos de cáncer. El equipo de Duke encontró que el cuerpo degrada el colesterol alto para convertirlo en  la molécula 27HC, que imita los efectos del estrógeno en algunos tejidos.

Los investigadores analizaron un grupo de ratones con dietas altas en grasa y se encontró que sus niveles de 27HC aumentaron considerablemente, dando lugar a tumores un 30 por ciento más grandes que los de ratones con una dieta normal. Según la BBC, los tumores también eran más propensos a propagarse y crecer más rápidamente cuando se les inyectó 27HC.

Después de hacer estos descubrimientos, el equipo de investigación llegó a la conclusión de que tomar estatinas o cambiar a una dieta saludable puede ayudar a prevenir la propagación del cáncer de mama.

“Lo que ahora hemos encontrado es una molécula, no el colesterol en sí, sino un metabolito abundante del colesterol, denominado 27HC que imita la hormona estrógeno y puede accionar de forma independiente el crecimiento del cáncer de mama”, dijo uno de los investigadores Donald McDonnell .

Publicado originalmente en inglés por Fox News en diciembre 2, 2013. Traducido por María José Hummel

Nota de María José Hummel, nutricionista:

Debido al creciente número de efectos secundarios que se han descubierto al usar las drogas para reducir el colesterol conocidas como estatinas, cambiar la dieta es la mejor opción sin lugar a dudas. Algunos de los efectos secundarios de las estatinas incluyen dolores musculares, daño muscular, daño en el hígado, problemas digestivos, sarpullido o enrojecimiento de la piel, aumento de la glucosa en la sangre, diabetes tipo 2, y efectos neurológicos como confusión o pérdida de la memoria.

Para reducir el colesterol de forma natural sin drogas, lee las estrategias presentadas en este artículo acerca de las enfermedades cardíacas.

 

Como la falta de sueño te hace subir de peso

night_time_eatingLas personas que reportan dormir menos (generalmente 6 o menos horas por noche) son más propensas a subir de peso con el paso del tiempo de los que duermen más (7 a 8 horas). Pero, ¿será que dormir menos es lo que causa el aumento de peso?

Para averiguarlo, los investigadores han privado a personas de su sueño para ver si aumentan de peso. En un estudio reciente, los científicos hicieron que casi 200 personas durmieran sólo entre las 4 a.m.a las 8 a.m. por las cinco noches consecutivas que estuvieron en el laboratorio de investigación. A otros treinta se les permitió dormir en cualquier momento 10 p.m.y las 8 a.m. durante su estancia en el laboratorio.

Resultados: En promedio, las personas con sueño restringido terminaron el estudio con dos libras (un kilo) de más. Los datos de un subgrupo de participantes mostraron que esas personas comieron 550 calorías extra entre 10 p.m. y las 4 a.m. Por el contrario, aquellos cuyo sueño no fue limitado no subieron de peso.

¿Por qué es que dormir menos hace que la gente coma más? “Actualmente estamos examinando los efectos de la pérdida de sueño sobre los cambios en la actividad cerebral en las áreas relacionadas con la recompensa y el control de los impulsos”, dice la autora principal Andrea Spaeth de la Universidad de Pennsylvania.

Otros estudios han encontrado que la falta de sueño aumenta el azúcar en sangre, hace que la insulina sea menos eficaz, o que aumente la grelina, una hormona que estimula el apetito .

Comer de noche

Los investigadores recién están empezando a estudiar si el horario de las comidas tiene importancia.

Por ejemplo, los científicos mantuvieron a 160 personas en un laboratorio de investigación con acceso ilimitado y libre por tres días a alimentos de una máquina expendedora de comida. Aquellos que se comieron entre las 11 p.m. y las 5 a.m. por lo menos una noche (aproximadamente un tercio de los participantes) subieron un promedio de 14 libras (6,35 kilos) en los próximos tres años. Los que no comieron durante esas horas subieron solamente 4 libras (1,8 kilos).

“No es necesariamente el horario de la alimentación lo que tenía importancia, ya que los que comían en la noche consumían alrededor de 300 más calorías que los demás”, explica la autora principal Marci Gluck, del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales en Phoenix.

“Hay una gran cantidad de atención en los medios a la idea de que si uno come más tarde en la noche no quema esas calorías”, señala Gluck . “No sé de ningún estudio que muestre eso. En nuestro estudio, los comían en la noche quemaban la misma cantidad de calorías que los que no comían por la noche.” Ellos simplemente comían más alimentos.

Necesitamos hacer más investigaciones para saber si comer en la noche provoca un aumento de peso, dice Gluck. Pero advierte que “desde una perspectiva psicológica, la noche es cuando algunas personas sienten deseos de comer si están solos”.

Escrito por Bonnie Liebman, publicado en NutritionAction el 30 de noviembre 2013. Traducido por María José Hummel.