Receta: Papas “fritas” al horno

¿Tienes antojo por comerte unas papas fritas? ¡Olvídate de las papas fritas grasosas de McDonalds! Esta receta te presenta una opción mucho más saludable:

 

Papas “fritas” al horno

 
5 a 6 papas medianas
½ cucharadita de sal o sal de ajo
1 pizca de paprika (opcional)

Lava las papas cuidadosamente restregándolas bien. Las puedes pelar si gustas. Corta las papas a lo largo y añade la sal mientras todavía están mojadas. Agregua un poco de paprika. Ponlas sobre una bandeja para el horno engrasada con aceite aerosol y llévalas al horno caliente (450ºF o 230 °C) por 40 a 60 minutos, o hasta que estén doradas, dándolas vuelta ocasionalmente. Rinde alrededor de 5 porciones.

Información por porción: Calorías 127, grasa 0.4 g, grasa saturada 0 g, sodio 241 mg, carbohidratos 29 g, fibra 2 g, proteína 3 g

Receta de María José Hummel. Para más recetas saludables, puedes obtener el Manual de Recetas Vegetarianas Salud Para Hoy.

Como comer saludable y barato

Estos son tiempos muy difíciles, no cabe duda de eso. Todos necesitamos re-examinar nuestros hábitos de consumo y tratar de vivir más frugalmente. Desafortunadamente, muchos profesionales de la salud temen que la salud de los americanos va a comenzar a deteriorarse por más razones que sólo el estrés provocado por los problemas económicos. A medida que la gente comienza a cortar sus gastos de alimentos, muchos pueden terminar comiendo lo que tradicionalmente se ha considerado como una buena fuente de calorías baratas: comida chatarra, lo cual podría resultar en un empeoramiento de la epidemia de obesidad que nos aflige, justo cuando los costos médicos están subiendo de manera alarmante.

Numerosos estudios han ligado los bajos ingresos con hábitos alimenticios menos saludables, pero no tiene que ser así. Hay muchas maneras fáciles de comer saludablemente y aún así ahorrar dinero. Una forma simple de hacer esto es reducir la cantidad de productos animales en la dieta, ya que tienden a ser mucho más caros que los alimentos vegetales. Por supesto, el tipo de carne más barata es la carne molida, pero también es la menos saludable y también la menos segura. El costo de hacer comidas con alimentos animales podría fácilmente llegar a $10 dólares por persona al día o más.

Comer fuera es también, por supuesto, un hábito muy costoso, excepto tal vez por la opción menos saludable de todas: los locales de comida rápida. Increíblemente, a pesar de la crisis económica que enfrentamos, la compañía McDonald parece ser resistente a los efectos de la recesión. Incluso los restaurantes gourmet en Nueva York están comenzando a ofrecer hamburguesas en su menú para atraer a los clientes que de otra manera se irían a comer al local de hamburguesas más cercano.

Sin embargo, si usted desea ahorrar dinero sin perder su salud (¡y su cintura!), trate de consumir los alimentos básicos que se han usado en tiempos difíciles a través de la historia humana: papas, granos, legumbres (leguminosas), sopas, zanahorias, arroz, etc., lo que algunos están comenzando a llamar “una dieta para la nueva depresión económica.” Las leguminosas y los granos se pueden comprar en grandes cantidades y almacenarlos por largos períodos de tiempo. ¿Y las frutas y vegetales? Trate de comprar en las fruterías y verdurerías, o mercados al aire libre, en vez de en los supermecados. También, trate de localizar una cooperativa (o “co-op” en inglés), o comprar de un distribuidor que tenga ventas al publico. Tal vez tenga que comprar en cantidades más grandes, pero puede juntarse con otras familias o individuos y compartir los costos.

Estas son otras ideas para ahorrar dinero del doctor John McDougall:

  • Compre cantidades grandes de productos duraderos
  • Compre alimentos no procesados
  • Compre alimentos a granel en las tiendas de salud, o en supermercados
  • Compre en tiendas o almacenes de ventas por mayor
  • Compre por internet o por correo
  • Cocine en la casa usando ingredientes básicos; no salga a comer afuera
  • Utilice almidones no refinados (granos y pastas integrales) para obtener gran parte de sus calorías
  • Compre frutas y vegetales de la temporada
  • Compre en mercados al aire libre o ferias de comida
  • Plante un jardín o huerta de vegetales
  • Use una lista bien planificada al momento de ir a comprar
  • Vaya a comprar después de comer, no cuando tenga hambre
  • Compre eficientemente para no hacer muchos viajes y así reducir los gastos de combustible
  • Si va a comprar a un lugar cercano, camine o vaya en bicicleta en vez de usar el automóvil.

De modo que usted puede ahorrar dinero ¡y aún así estar saludable!

Escrito por el Dr. John McDougall, traducido por Maria Jose Hummel.

galletas de avena y linaza

La linaza es una de las semillas más nutritivas ya que contiene ácidos grasos omega-3 y mucha fibra. La avena también contiene mucha fibra, especialmente fibra soluble. Tanto la linaza como la avena pueden ser muy beneficiosas para personas con diabetes y colesterol.

Galletas de avena y linaza

1 1/8 taza de harina integral de trigo blanco (harina integral de pastelería o “whole wheat pastry flour”)
2/3 taza de avena
1/3 taza de semillas molidas de linaza
1/2 taza de nueces picadas
1/4 taza de aceite
1/2 taza de leche de soya
1/2 taza de azúcar no refinada
1 cucharadita de vainilla
3/4 cucharadita de sal

En un recipiente mezcle primero el aceite, la leche de soya, el azúcar y la vainilla. Agregue los ingredientes secos y revuelva bien. Con una cuchara forme las galletas sobre una bandeja levemente engrasada. Ponga en el horno a fuego medio (325°F) por 20 a 25 minutos, hasta que estén levamente doraditas. Rinde aproximadamente 16 galletas.

Variación: En vez de linaza puede usar gérmen de trigo.

Información por porción: Calorías 137, grasa 7.2 g, grasa saturada 0.8 g, sodio 115 mg, carbohidratos 16.5 g, fibra 2.4 g, proteína 3 g

Receta por la nutricionista Maria Jose. Para más recetas adquiera el Manual de Cocina Vegetariana Salud Para Hoy.